Saltear al contenido principal

Viaje por Egipto 1

Sigamos hablando de algunas irregularidades que los egiptólogos se empeñan en mantener; sabiendo a ciencia cierta que han metido la pata. Pero que no se atreven a hacerlo público. El motivo: el de siempre. El no perder crédito ante sus colegas cuando estos han tomado por dogma sus erróneas traducciones. Nos atrevemos a decir que en esto, ha estado siempre por detrás, la mano de Zahi Hawas; que en tiempos posteriores habría podido esclarecer.

Partamos del principio reconocido por todos; de que no existen textos en las pirámides denominadas de la cuarta dinastía. Salvo esta excepción que nos siguen queriendo hacer tragar; a sabiendas también de que es falsa. (Incluso los medios de divulgación siguen repitiendo reportajes notoriamente caducados. Imagínense que el cristianismo siguiera adoctrinándonos como lo hizo en el Medievo. ¡Actualícense o retírenlos! ¡Por favor!)

Veamos de qué hablo

Esta es una foto tomada “in situ”, del supuesto cartucho encontrado en la pirámide de Giza por Howard Vyse en 1837. (En rosado; enmarcado con las líneas azules. Lo otro es obra de grafiteros)

Veámoslo más de cerca

Y en detalle.

Primera evidencia: Los egipcios eran más perfectos escribiendo, y sobre todo, cartuchos reales. (Una chapuza)

Segunda: El círculo en principio se nota que tenía un punto. (Foto del detalle) Y alguien advertido, o él mismo; cuando se enteró del error, lo corrigió chapuceramente. Y trazó las tres líneas que corresponden a “Kh”. El punto único dentro del círculo sería algo en lo que muchos discrepan. Un ejemplo es el libro editado por Siliotti y Zahi Hawas donde dicen que el cartucho de Khnum Khuf es el de Jnum-Raufu. ¿-?

Tercera: Ningún cartucho está escrito montándolo sobre la otra pared en ángulo. Hay expertos de pacotilla que se empecinan en decir que eso es mentira.  Ahí están las fotos y la pirámide abierta para quien se quiera cerciorar. Y no hablar sin más de lo que se oye. Hay quien en defensa de Vyse, dice que en esa época nadie conocía los jeroglíficos. ¡Mentira! A principios de 1837 Wilkinson ya había editado un compendio de jeroglíficos en el que aparecían los tres nombres de Khufu,-Khnum Khuf y Horus Medyedu.

Estas tres pinturas se repiten en distintos lugares de la pirámide. Todos ellos ocultos hasta que Vyse dinamitó la parte superior de la cámara del Rey. ¿Quién demonios iba a pintar chapuceramente unos jeroglíficos donde nadie los podía ver? En la foto-montaje siguiente podemos observar donde aparecieron y en tonalidad mas clara, del lateral derecho, la zona dinamitada por Vyse.

Realmente; según algunos egiptólogos, el jeroglífico del centro (Khnum Kufu)  no diría eso; ver foto. Además, seria la primera muestra donde los egipcios mezclan escritura, con jeroglífico.

Mayor demostración de que Vyse hizo una chapuza.

Y sin embargo en las zonas visibles no aparece nada. En aquella época nadie le debió llamar la atención por la atrocidad cometida, como tampoco pasó nada cuando colocó unos huesos dentro de la de Mizerinos y publicó que había encontrado los restos de un faraón. Pero entonces si se descubrió la falsedad y de donde los había robado. Fue denunciado por tres falsificaciones más.

Eroan Eivan y también Thomas Fuchs; siempre denunciaron  la falsedad de los jeroglíficos.

Cuando vemos en una película; que el protagonista pasa el dedo por un grabado y traduce de inmediato lo que allí dice poner, hace creer que los jeroglíficos son algo tan al alcance como pueda ser el chino para quien ha sido su lengua madre. Eso es mentira. Se cuentan con los dedos de las manos los que tienen nociones. Y mismo así, la traducción exacta no la sabe nadie. Son signos, no vocablos. Champollion no tradujo. Simplemente los asoció  con la traducción del griego de la piedra de Roseta.  Lo demás han sido pequeños progresos sobre esa base.

En esta piedra se notan las tres zonas. Superior jeroglífica; intermedia demótica e inferior, griego antiguo. Como se ve, estos dos nombres de gobernantes recientes y con otras informaciones todavía “in situ” sin ser borradas por el tiempo, (De la época de dominación griega) no consiguió descifrarla literalmente. Pero debemos saber que los jeroglíficos no es la única escritura encontrada en Egipto. Champollion tardó 23 años en traducir del griego, primero la demótica y luego descifrar o más bien asociar la jeroglífica. Pero veamos; posterior a esta, apareció la hierática como una abreviatura de la jeroglífica. Más sencilla y estilizada que se utilizó en piedra y en papiro. De esta pasaron a la demótica, de trazo rápido y sencillo y en la que ya no se reconocen los signos jeroglíficos. No obstante, la hierática se continuó usando en temas religiosos mientras que la demótica en temas económicos y literarios. Y tras la conquista por Alejandro Magno; con Ptolomeo I, se implantó el griego.

Volver arriba